AISLACORK Corcho Proyectado
 
    El Corcho

¿QUÉ ES EL CORCHO? 

El corcho es la corteza de los alcornoques (Quevcus suber) que los protege frente a las condiciones extremas del clima mediterráneo, como son la sequía, las altas temperaturas estivales y los incendios. Está constituido por células muertas cuyo interior se llena de un gas similar al aire. Ese gas constituye casi el 90% del corcho, de ahí su levísimo peso y su compresibilidad. Las paredes de esas células, que son como minúsculos compartimentos estancos, están constituidas fundamentalmente por suberina y cerina, substancias que lo hacen bastante ignífugo, muy flexible y prácticamente imputrescible. El corcho es, pues, un material extraordinario, de propiedades únicas. Es un producto completamente natural, renovable y biodegradable. Por ello, su producción no produce ninguna contaminación ni perjuicio al ecosistema del que se extrae, ya que se obtiene por descortezamiento del alcornoque, sin cortar ningún árbol y esa "cosecha" se realiza cada 9 a 12 años.

Recolección del corcho

ESTRUCTURA

Las células del tejido suberoso son unidades muertas y llenas de aire. La oquedad de éstas se debe a que el crecimiento y suberificación de las membranas pierden el contenido celular.

La disposición que presentan es bastante regular, en hiladas radiales y encajadas unas en otras gracias a su forma geométrica formando en conjunto tandas circulares superpuestas. Y debido, precisamente, a esa disposición, posee el corcho gran parte de sus cualidades, tales como la elasticidad y la resistencia.

La membrana celular contribuye a las características específicas del corcho. Esta pared que separa los huecos citados anteriormente se halla formada por cinco capas: dos celulósicas, que son las que están en contacto con la cavidad celular; otras dos, suberificadas, de espesor notablemente mayor, y la quinta, lignificada, y por otra parte la más interior de todas, constituida a su vez por dos tabiques de espesor microscópico, íntimamente ligados. Las dos capas intermedias suberificadas, compuestas por estratos de suberina y cera, alternantes, son las que prestan al corcho la elasticidad especial que tanto lo avalora.

Las células están atravesadas  por los "plasmodermos", canalillos cuyo diámetro tiene una dimensión aproximada de 6x10 mm, y que, conectando unas células con otras, hacen que un grupo de ellas actúen como un sistema de vasos comunicantes, es decir, que tienen lugar movimientos complejos de vapor de agua, en un sentido u otro, según predominen los macroporos o los microporos.

Las dimensiones de las células del corcho oscilan entre 10 micra (crecimiento otoñal) a 70 micras (crecimiento primaveral) en altura de 10 a 50 micras, respectivamente, en el diámetro de la esfera perimétrica. El espesor de las membranas celulares oscila a su vez entre 1 y 2 micras.

 

PROPIEDADES FÍSICO-MECÁNICAS 

Baja densidad

El entresijo del corcho posee un elevado porcentaje de aire, que se sitúa en el 89 por ciento. Consecuencia de este hecho es que su densidad sea muy baja, oscilando normalmente entre 0,10 Y 0,20 kilogramos por dm3.

Impermeabilidad

Las células del corcho son impermeables a los liquidos y gases, gracias a la presencia de la suberina. Esta propiedad, unida a la anterior, han hecho del corcho un material idóneo para su utilización en una gama de utensilios de pesca y flotadores en general, uso que se le viene dando desde tiempos remotos. La impermeabilidad contribuye a hacer mayor la capacidad aislante del corcho, pues al aumentar la humedad en un material aumenta en este su conductibilidad y disminuye e incluso anula su poder de aislamiento, y viceversa.

Elasticidad

En virtud de la flexibilidad de sus membranas celulares, el tejido suberoso posee una gran capacidad para soportar enormes presiones sin sufrir deformación permanente. Esta circunstancia es sumamente importante a la hora de su empleo como tapón de botella, pues le permite ajustarse indefinidamente como ningun otro material al cuello del recipiente.

Aislamiento térmico, acústico y vibratorio

Desde el punto de vista aislante, puede considerarse como polivalente, y en especial en la incomunicación acustica y térmica, se complementa en muchas ocasiones. Su coeficiente de conductibilidad térmica es de 0,035 Kcal in/mi. para una densidad de 110 kgs/m3, lo que sitúa a la corteza suberosa entre aquellas sustancias más adecuadas para el aislamiento térmico. Como aislante acústico habla el tratadista Luis Velasco Fernández de tres soluciones principales que el corcho da a otros tantos casos: "en aislamiento del sonido de aire a aire; en aislamiento de ruidos por percusión; en absorción del sonido o corrección del tiempo de reverberación. Por todo ello es insuperable su acción de aislamiento, de clausura, su creación de ambiente de soledad en lugares como bibliotecas, hospitales, salas de conciertos, etc. " Asimismo, por efecto  de la elasticidad de que se habla  más arriba, es un extraordinario amortiguador de vibraciones. En este punto del trabajo corresponde tratar también de otras propiedades muy notables, ya que sumadas a las anteriores le posibilitan aún más para su aplicación en la técnica del aislamiento, tales como absorber humedad, ser inodoro, higiénico y compacto.

Resistencia ígnea

Resulta ser el corcho un material de difícil combustión o de combustión imposible con ciertos y determinados tratamientos. Se da frecuentemente el caso de que tras el incendio del paraje en que habitan alcornoques en posesión de su corteza, han reiniciado su vida a pesar de la pérdida de sus zonas verdes y la carbonización de todo el follaje. Además, y al contrario de lo que ocurre con otros materiales, el corcho, tanto natural como aglomerado, no desprende vapores tóxicos al quemarse.

Estabilidad dimensional

Los "plasmodermos" establecen entre las células la comunicación apropiada para que el aire pueda circular entre ellas. Esto hace que los cambios de humedad y temperatura no creen problemas de presión en las lagunas celulares, y por tanto, de fractura o inestabilidad de los materiales. Como alguien ha dicho, "el corcho es estable porque puede respirar".

 

APLICACIONES DEL CORCHO

Pocos materiales manifiestan al tiempo tantas características útiles. Por solo citar algunas de sus propiedades, el corcho es impermeable, inodoro, resistente a los agentes químicos e inatacable por los líquidos, prácticamente imputrescible y muy resistente a los ataques de los insectos, compresible y elástico, con extraordinaria capacidad de recuperación dimensional, escasa conductividad térmica, excelente aislamiento acústico y de vibraciones, muy liviano y con elevada resistencia mecánica. Dadas sus extraordinarias características, no es extraño que el corcho tenga múltiples aplicaciones. Algunos de sus usos son ya muy antiguos. En muchos casos, materiales sintéticos lo han substituido parcialmente. Pero, en realidad, en la mayoría de sus utilizaciones no tienen rival. Entre otras aplicaciones, el corcho se utiliza en construcción naval, donde se emplea desde como aislante térmico y antivibraciones hasta en pavimentos antideslizantes, cinturones y armillas de salvamento, boyas, etc. En la fabricación de maquinaria se utiliza en bancadas flotantes reductoras de vibraciones, juntas para motores, transformadores, etc. La industria del vidrio y la cerámica también utiliza granulado y polvo de corcho, discos para pulir y ladrillos refractarios.  Para no cansar enumerando los distintos usos, baste recordar que, además, el corcho se utiliza en la construcción, la industria del frío, los accesorios para automóviles y aeronáutica, la industria química y farmacéutica, la del calzado, la imprenta y en la fabricación de artículos deportivos. 

Pero quizás la utilización más clásica y la más importante desde un punto de vista económico sea la de tapamiento de vinos y otras bebidas. La fabricación de tapón de corcho supone el 85% del volumen de negocio del sector corchero en España y en el mundo. Si nos referimos al empleo generado probablemente tendríamos que hablar al menos del 90%. A pesar de las campañas de desprestigio que tan injustamente están desarrollando los fabricantes de otros sistemas de tapamiento, mucho menos idóneos tanto desde el punto de vista medioambiental como de la crianza de los vinos, el tapón de corcho no tiene rival para este fin, hasta el punto que corcho y vino constituyen una conjunción indisoluble.

 

CRECIMIENTO O DESARROLLO VEGETATIVO DEL CORCHO

El desarrollo de la corteza, una vez iniciada su formación, tiene lugar de forma análoga ya sea esta corcho bornizo, segundero o de reproducción. Tanto en uno como en otro caso, las capas generadoras sufren el letargo invernal, que dura más o menos tiempo según sea la marcha estacional del año y que está comprendido entre los meses de octubre y abril. El tamaño de las células y el espesor de sus membranas es, como ya dijimos, mayor en las producidas durante la primavera que durante el otoño, extremo que facilita la identificación de la edad del corcho al delimitar los anillos anuales. A simple vista se aprecian diferenciadas las producciones otoñales por el color más oscuro de su zona anular, del mismo modo que sucede con la madera. El primer estrato suberoso tendrá un espesor mayor o menor según que el descortezamiento se haya hecho antes o después, dado que el lapso de tiempo transcurrido desde éste hasta la parada invernal será asimismo mayor o menor, aunque, naturalmente, en dicho grueso el factor a "condiciones atmosféricas" o tempero influirá a su vez independientemente de la época del descorche.

El segundo anillo, correspondiente al ciclo vegetativo siguiente, teóricamente debe ser el de mayor espesor de todos, aunque en la práctica esta magnitud superior puede corresponder al anillo inmediatamente posterior a él, en el caso de que la poda se realice en el invierno siguiente a la saca, al ser esta tan fuerte trauma que reduce considerablemente el desarrollo suberoso del año venidero. A partir de este primer (o segundo) año, los anillos van decreciendo gradualmente, si bien pueden existir altibajos que rompan la uniformidad en tal decrecimiento a causa de períodos meteorológicos extremadamente desfavorable, ataques de plagas, etcétera. Normalmente estas irregularidades anuales no afectan al calibre de la plancha ya que la edad mínima del corcho arrancado es suficiente para que se compensen unos con otros. Diremos, finalmente, que la cantidad de corteza que produce un alcornoque sometido al descorche hasta llegar al limite de su explotación económica, es superior en un 250 a 450 por ciento a la que produciría si no se sometiese a descorche dicho árbol. 

Fuentes: WWF e Instituto del Corcho, la Madera y el Carbón Vegetal (IPROCOR)

 
 Menú
Pulse aquí para ir a la sección. ¿Qué es Aislacork?
El Corcho
Pulse aquí para ir a la sección. Natural
Pulse aquí para ir a la sección. Fachada
Pulse aquí para ir a la sección. Impermeable
Pulse aquí para ir a la sección. Ficha Técnica
Pulse aquí para ir a la sección. Contáctenos
 
es un producto patentado y frabricado en España por AISLACORK PRODUCTOS ECOLÓGICOS, S. L. U.
DIRECCIÓN POSTAL: C/ Serrana, 2. Esc.1, 1º C - 41702 DOS HERMANAS, Sevillla. C.I.F.:
Teléfono: 955677839 - FAX: Email: info@aislacork-corchoproyectado.com
AISLACORK Corcho Proyectado es marca registrada. Desarrollado por Petra Link Factory 2005©